Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/plugins/system/jcemediabox/jcemediabox.php on line 337

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/plugins/system/jcemediabox/jcemediabox.php on line 142

Strict Standards: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/components/com_xmap/router.php on line 96

Strict Standards: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/includes/application.php on line 539

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/components/com_xmap/router.php on line 96

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/components/com_xmap/router.php on line 99
La historia de "Ole 186" - PokerViú -

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/modules/mod_super_login/mod_super_login.php on line 37

Strict Standards: Declaration of JParameter::loadSetupFile() should be compatible with JRegistry::loadSetupFile() in /home/adminpok/public_html/libraries/joomla/html/parameter.php on line 512

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/administrator/components/com_jevents/libraries/config.php on line 34

Strict Standards: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/router.php on line 45

Strict Standards: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/includes/application.php on line 539

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/router.php on line 45

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/administrator/components/com_jevents/libraries/config.php on line 34

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/router.php on line 500

Strict Standards: Non-static method JEVHelper::getNow() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/router.php on line 501

Strict Standards: Non-static method JVersion::isCompatible() should not be called statically in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/libraries/jevdate.php on line 9

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/components/com_jevents/libraries/helper.php on line 731

Strict Standards: Declaration of JCacheControllerView::get() should be compatible with JCacheController::get($id, $group = NULL) in /home/adminpok/public_html/libraries/joomla/cache/controller/view.php on line 137

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/plugins/content/socialsharebuttons/socialsharebuttons.php on line 62

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/templates/pokerviu04/functions.php on line 618

La historia de "Ole 186"

Esta johnnyhugheses una traducción de un articulo de Johnny Hughes, conocido articulista de Bluff magazine y forero de 2+2. Tambien ha escrito un par de libros de ficcion. Johnny cuenta principalmente historias de su juventud en Texas como road gambler, muy interesantes pero con una forma de escribir, digamos, peculiar. Casi todo lo que viene a continuación está editado (con todo el respeto) para facilitar su lectura. Podeis leer el original aquí.

REMEMBERING OLE 186

by Johnny Hughes

chan-gallery-four-374x591

Cuando Johnny Chan llegó a Las Vegas y descubrió el poker las cosas le fueron muy bien. Estaba ganando dinero a manos llenas y parecía que no podía perder hasta que se cruzó en su camino E.W. Chapman. Este era un veterano road gambler de Texas al que todos conocíamos por su apodo "Ole 186" y era el jugador que movía las fichas más rápido que podáis haber visto nunca.

E.W. busteó a Johnny como también lo había hecho antes con muchos otros grandes jugadores a lo largo de los años. Era una autentica leyenda en Texas, donde solo con escuchar su nombre la gente empezaba a contar anécdota tras anécdota de este jugador que se ganaba la vida jugando al poker, pero que tenía más leaks que hojas tiene un árbol.

E.W. siempre vestía impecablemente. Era bajito y muy educado. Un autentico caballero en la mesa, si exceptuamos aquella ocasión en la que le pegó un tiro a Morgan en el pie.

La primera vez que vi a E.W. fue en el año 1960 cuando yo tenía 20 años y él 40. "Ole 186" era siempre el jugador más agresivo de la mesa. A menudo le pregunté a E.W. porque hacia raise tan a menudo y me decía que era porque los demás jugadores no querían que lo hiciera.

"Si hubieran querido verlo, lo habrían hecho ellos".

Jugar contra E.W. era muy difícil. Solía decir que hay que jugar los proyectos de color como si ya estuvieran completados y apostaba una y otra vez sin parar. Cuando E.W. pedía una carta, fingía verla pero en realidad apostaba sin saber lo que le había entrado. También le encantaba enseñar sus faroles. Por lo normal, tardaba poco en que toda la mesa le tuviera muchas ganas.

E.W. y yo siempre estábamos discutiendo las ventajas de jugar loose contra tight, pero en realidad "Ole 186" solo sabia jugar de una forma. Según él no tenía otra opción.

"Tengo demasiado "gamble" en la sangre para esperar cartas sentado mientras el culo se me vuelve de cuero. A mí me gustan los proyectos"

E.W. era un autentico profesional de la vieja escuela que me enseñó a respetar siempre al "house man".

"Si no fuera por ellos, no podríamos jugar" decía. Siempre que volvia de Las Vegas les llevaba regalos de las tiendas de Fremont Street. ¿Quién no querría un reloj hecho con dados?reloj dados

E.W. siempre llegaba a última hora a la partida. Nunca ayudaba a empezarlas. Le gustaba llegar cuando la partida llevaba varias horas funcionando porque al empezar, la gente juega muy tight y eso a E.W. no le interesaba. Su táctica era esperar hasta que los perdedores de la noche estuvieran bien metidos en esa falacia del gambler de que "ya les tocaba que cambiara su suerte" y trataran desesperadamente de recuperar su dinero, aún a costa de ampliar el agujero.

En Texas todas las partidas, incluso las más pequeñas, eran de no limit. Normalmente, en las partidas de Hold 'em que jugábamos, el dealer debía de poner un ante de un dólar y la ciega dos. Eso vendría a ser como veinte a día de hoy. Muy a menudo alguien hacia straddle y el raise estándar era a diez veces la ciega, pero eso nunca le impidió a E. W. ser el jugador más agresivo de la mesa.

E.W. se sentaba con toda su banca en una ordenada pila de billetes. En esa época todos jugábamos con efectivo y éramos increíblemente rápidos manejando billetes y contando apuestas. E.W. era un loco de los billetes, especialmente de los de veinte dólares. A veces pienso que le gustaban más los billetes que lo que se puede comprar con ellos. Él fue quien me enseñó a reparar las esquinas de los billetes y a estirarlos. Cuando no estaba en la mano se pasaba todo el rato "planchando" todos los billetes de la mesa.

A E.W. no le importaba nada arruinarse. Sabía que siempre podría conseguir que alguien le prestara dinero para empezar de cero. En esa época era muy normal. La gente bancaba solo para poder tener un jugador más en la mesa. Era cosa de modales. Si no encontraba quien le prestara, siempre podía ir a ver a Big Fred, que además de organizar una partida, prestaba dinero a un interés del 5% semanal.

Una vez E.W. me dio su televisión portátil como garantía de un préstamo de 200$. Cuando se prestaba dinero entre "outside men" (los "inside men" eran los organizadores de las partidas) nunca había una fecha definida para devolverlo. Siempre se decía honestamente "te pagare cuando pueda". Al pasar un montón de tiempo sin escuchar nada de E.W. acabe regalando la TV a una pareja joven que estaba a punto de casarse. En esta época era típico ganar todo tipo de cosas como anillos, relojes, ropa, coches o armas. Cuando E.W. rehízo su banca apareció por mi casa y quería que le devolviera la TV. Cuando le dije que ya no la tenía se enfadó mucho y no paraba de decir que había incumplido una norma al regalar una tv que estaba en depósito. Al final tuve que ir a recuperarla.

bookcoverA veces yo mismo bancaba a E.W. pero normalmente intentaba hacer cuentas con él antes de irme a casa. A E.W. le gustaba demasiado tomar pastillas y cuando tomaba anfetaminas solía jugar sin parar por toda la ciudad, buscando con quien jugar heads-up o lo que fuera como un poseso hasta que se arruinaba o le robaban. Si le bancabas y se "escapaba" resultaba imposible localizarlo. Escuchabas que estaba en un lado u otro y en alguna ocasión incluso podías hablar con él por teléfono, pero no había forma de verlo para hacer cuentas.

Una vez logre localizarlo en su casa, que estaba llena de cosas que había ganado a las cartas como uniformes, un cortacésped o herramientas de jardinero, y trató de colocarme un espejo enorme a cambio de parte de nuestra deuda (poniéndole un precio ridículamente alto), pero al final me pagó en metálico.

Un par de veces me fui con él en una de sus "expediciones". E.W. fumaba mentolados sin parar y tomaba igual de rápido anfetaminas y calmantes. Se pasaba días sin dormir y era normal que "Ole 186" fuera el único blanco jugando en las últimas partidas de lowball que se podían encontrar en el barrio negro. Yo también lo hice alguna vez, pero no se lo recomiendo a nadie. Le atracaron muchas veces en ese barrio.

Una de las historias de E.W. más populares era la de una vez que se había comprado una gran cantidad de "black mollies", que era una pastilla muy larga de color negro. Había encargado a la farmacia que pusieran sus iníciales en cada pastilla con letras doradas. A E.W. también le gustaba poner "speed" en su café. Llegó un momento en el que cualquiera que hacia algo raro en la partida decía:

"debo de haber bebido del café de E.W. por equivocación"

Cuando E.W. estaba en racha, el rumor se extendía rápidamente por todo el oeste de Texas. Era una época en la que los road gamblers hablábamos mucho entre nosotros para saber donde estaban las mejores partidas, quien estaba en racha o que policía era más permisiva con los gamblers. También era muy útil saber reconocer los coches de los primos para saber que tan jugosa era la partida, incluso antes de entrar. En esa época se jugaban muchos duelos heads-up y cuando E.W. estaba en racha solía aparecer en las casa de otros gamblers, temprano por la mañana y jugaba con ellos hasta que ganaba o perdía todo.

E.W. sabia aprovechar una racha mejor que nadie, pero también sabia como representar una racha haciendo semi-bluffs realmente altos y conectando algunas cartas milagrosas. E.W. era el villano de incontables historias de bad beat. Nunca se daba por satisfecho si no intentaba quedarse con todo el dinero de la mesa. E.W. trataba de bustear a la gente en el cash como si se tratara de un torneo.

Su juego favorito cuando estaba en la carretera era el Kansas City lowball. Se sentaba en la mesa con todo el dinero que tenia y en estas partidas el dealer tenía que poner un ante de diez dolares y el resto de la mesa un ante de cinco. Estas partidas eran aun más altas que las partidas que jugábamos de holdem.

horseshoesetbillSeis noches a la semana jugábamos en la casa de una señora llamada Dolly. Los martes cerraba y ese día nos íbamos a jugar a la casa de putas de Morgan. Allí Bill Smith (ganador del main event 1985) y E.W. no paraban de hacerse raise y reraise el uno al otro. Para ellos era tan natural como si fueran dos gallos de pelea. Una noche en la partida de Dolly, Bill Smith se puso un ridículo sombrero de mujer y empezó una increíble racha, haciendo raise en cada bote. Uno de los jugadores a los que le iba mal le pagó a Bill diez dólares por el sombrero, se lo puso y se llevo el bote. E.W. inmediatamente le pagó otros diez para también poder ponerse el sombrero.

Hablando de sombreros, una vez jugando en la partida de Morgan, Bill Smith busteo a "ole 186" y le dijo:

"E.W. ponte el sombrero al revés". En esta época si querías sentarte en la mesa pero no ibas a jugar tenías que ponerte el sombrero al revés para que el dealer supiera que no tenía que darte cartas. Si alguien me decía "estuve en el centro y E.W. tenía el sombrero al revés" ya sabía que significaba que estaba pelado.

Aquellas eran partidas ilegales en las que no se le preguntaba a nadie como se apellidaba, como se ganaba la vida, dónde vivía o a dónde iba. Si alguien quería saber donde vivía alguien, la respuesta que solía recibir era:

"soy vecino de E.W."

"¿Donde es eso?" preguntaban.

"Bueno, a E.W. no le gusta que nadie sepa donde vive".

Volviendo a la casa de putas de Morgan, cuando yo empecé a jugar en esa partida acababa de suceder una pelea en la que su mujer, Bell, había disparado por accidente a un jugador. Su marido lo había hecho también en otras dos ocasiones. Morgan era un tío enorme, sobre 150 kilos. Una noche en la que Morgan estaba bebiendo y E.W. estaba tomando pastillas empezaron a discutir. Yo decidí irme y por lo visto un poco después E.W. sacó su pistola y le disparo a Morgan, que estaba sentado en el otro lado de la mesa.

Su primer disparo le dió al aire acondicionado de la ventana. El segundo dió en la pared y el tercero alcanzó a Morgan en el pie. E.W. salió corriendo calle abajo, sin tiempo siquiera para encender su coche. Morgan iba detrás persiguiéndole mientras le disparaba varias veces, sin acertarle.

La semana siguiente estaban los dos jugando en la misma mesa como si nada hubiera pasado.

¿Se preguntan como "Ole 186" recibió su nombre de guerra? Los road names eran muy común en un mundo sin nombres de pila. "Two by Two","Little Joe the hard way" o "The mule". Los corredores de apuestas solían dar a cada cliente un nombre clave y E.W. les pedía a todos los corredores que le dieran el mismo número. El "186", por eso al llamarlos les decía "I´m Ole 186 "(Soy el viejo 186).

Unas navidades, varios gamblers nos fuimos a El Paso para ver las carreras de caballos. Buddy "the Beat" y yo fuimos en bus y nos quedamos en un hotel barato de Juarez. Allí nos encontramos con E.W. que estaba más salvaje que nunca. Tenía un montón de dinero y compraba cosas de los vendedores ambulantes que luego cambiaba junto con un poco de dinero más a otros vendedores. Un sombrero, un toro de plástico... Cuando entrabamos en un bar, buscaba a la mujer más gorda del bar y la invitaba a copas y le regalaba lo que había comprado. Al final la policía nos acabó deteniendo, no estoy seguro porque. Supongo que por estar borrachos como todos los demás. Nos metieron en la parte de atrás de un coche patrulla y nos llevaron al otro lado del rio. A estas alturas ya no nos quedaba mucho dinero y E. W. insistió en que le dejáramos hablar a él. Cuando estaba puesto de pastillas hablaba muy lento y su voz sonaba como si tuviera eco.

Map-Ciudad-Juarez full 600Finalmente nos llevaron a juicio en una sala muy pequeña con un juez que parecía tener 14 años. E.W. les explicó que no teníamos familiares que nos pudieran enviar dinero (En las cárceles de Juárez los prisioneros deben de hacer arreglos para comprarse su propia comida). Finalmente, el juez nos ordenó vaciar los bolsillos en una pequeña mesa. Se acercó y cogió lo que le apeteció: unos pocos dólares, mi clip para el dinero hecho con un dólar de plata y mi peine. Después los policías se quedaron con nuestro tabaco y el resto del dinero y nos dejaron ir.

De vuelta a los estados unidos, mi amigo Buddy "the Beat", que se había recorrido el país de lado a lado haciendo dedo de noche y subiéndose al coche de cualquiera, se negó a subir al coche de E.W. Había poco mas de 500 kilometros hasta casa y nos llevo doce horas recorrerlos en el viejo Chevrolet de E.W. Cada dos por tres se paraba para llamar por teléfono a Morgan y decirle que no rompieran la partida hasta que llegáramos nosotros porque estábamos a punto de llegar. No paraba de decirle que jugaría heads-up contra cualquiera por el resto de su banca si alguien le esperaba.

Ese era E.W. Un autentico road gambler de la vieja escuela y el hombre que busteo a Johnny Chan.

Comentarios   

 
0 #1 sr.pol 18-06-2012 13:40
Q gran articulo otra vez pacocho , no dejes de deleitarnos con estos articulos de la old school.. Grande PACOCHO!
Citar
 
 
0 #2 The_Gambler 30-06-2012 14:34
Bestial !! me encantan estas historias de la vieja sin city y sus jugadores ... apasionante !! gracias again.
Citar
 

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/templates/pokerviu04/functions.php on line 618

Facebook


Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/plugins/content/socialsharebuttons/socialsharebuttons.php on line 62

Twitter

Últimos comentarios

Aviso a Navegantes


Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/adminpok/public_html/plugins/content/socialsharebuttons/socialsharebuttons.php on line 62

Pokerviú es una página de entretenimiento plural hecha por y para gente que disfruta de todas las facetas de este juego. Nuestros colaboradores tienen total libertad para publicar lo que les salga de la zanahoria sin ningun tipo de censura y no nos hacemos responsables de las opiniones que puedan ser vertidas. Que cada palo sujete su vela y aguante a sus troles. La dirección de Pokerviú se reserva su opinión (cuando la tenga).  

Advertimos, también, que dar lecciones de poker es la última de nuestras intenciones. Si alguien aprende algo util en esta web habrá sido pura varianza accidental ajena a nuestra intención. Aquí se viene a pasarlo bien y a salsear. 

Por lo demás, éste es un muro abierto a todas las posturas que se expresen de forma respetuosa, aun a sabiendas de lo indefinido que es el concepto respetuoso según el diccionario de la RAE. Hagan pues el favor de trolear con respeto y precaución.

La sección de "Pérdidas de poker" publica la información mandada por usuarios. Avisamos a las agencias gubernamentales que al igual que webs del tipo Hendon Mob, no garantizamos la exactitud de los resultados publicados.

Dicho esto... pues ya está. Les deseamos que lo pasen bien en nuestra web, y si no les gusta lo que publicamos, pues vayanse a otro lado... mira que no hay millones de webs por ahi...